Inicio Tecno Visión, intuición, irreverencia y liderazgo

Visión, intuición, irreverencia y liderazgo

Con un liderazgo indiscutido en la industria tecnológica, la visión integral de Steve Jobs logró transformar al mundo mediante herramientas tecnológicas de carácter global accesibles a todos los usuarios. Durante sus últimas presentaciones, siempre recalcó que Apple se encontraba en la intersección entre la tecnología y las humanidades: no es una empresa de tecnología, sino una que aplica la tecnología en beneficio del ser humano.

Si bien Apple nació como una creación de Jobs y de Steve Wozniak, a lo largo del tiempo su visión fue determinante. Su convicción acerca del impacto que podía tener la computadora como una herramienta personal se transmitió en la empresa, y revolucionó el mundo.

En 1984, cuando se lanzó la Macintosh, por primera vez un usuario común pudo utilizar computadoras, sin la necesidad de tener conocimientos especializados ó saber programación.

Una nueva revolución es la que estamos viviendo ahora con el iPhone, el iPad y toda una generación de productos tan avanzados, que cualquier usuario de cualquier edad y de cualquier parte del mundo puede utilizarlos.

Antes de Apple, las computadoras se usaban solo para las grandes empresas, incluso las primeras funciones eran aplicaciones militares para el gobierno. Pero para Jobs, el objetivo de las computadoras no era simplemente hacer cálculos, procesar órdenes de compra ó correr sistemas de facturación. Quería una herramienta que interactúe y mejore la vida de la gente. Veía la transformación del ser humano mediante el manejo de una tecnología adaptable a todo uso. Su principal preocupación fue siempre el uso educativo de la computadora, viendo desde el principio la potencialidad que tenía para esa área. La computadora se pensó como una herramienta didáctica para quien empezara a usarla y que no requiriera un curso previo, siendo en sí misma el mejor manual que existe. Todos sus productos estuvieron enfocados en ese sentido, con especial interés para el caso de necesidades especiales, lo que siempre tuvo muy en cuenta e incluyó en todos sus productos.

Demostró su capacidad como líder al armar equipos de trabajo excepcionales para hacer tareas excepcionales, y crear productos que transformaron no solo el mercado tecnológico sino también, a través de Pixar, la industria de la animación. Se rodeó del talento adecuado para cada función y supo inspirarles la idea de progreso, mirando hacia adelante y utilizando el pasado solo como referencia, aun cuando ello implique descartar lo que se estaba haciendo y empezar de nuevo. Internamente, destruyó dos tecnologías en las cuales se había invertido un montón de dinero porque no funcionaban. Eso es lo más grandioso que hizo Apple, ninguna otra pudo encarar algo así.

Todo esto, sumado a una capacidad de síntesis, expresión y comunicación inigualable hicieron de Apple una organización que vende mejoras en la vida de las personas, a través productos que les resuelven los problemas de una manera transparente.

El principal legado que nos deja Steve Jobs fue el imprimirle a Apple una manera única y casi mágica de hacer las cosas. Para la tecnología y para la vida.