Inicio Empresas y Negocios Carnes: Moreno traba el acuerdo del campo y el Gobierno

Carnes: Moreno traba el acuerdo del campo y el Gobierno

El presidente Néstor Kirchner quiere una solución, rápida y definitiva, para el conflicto con el campo, cuyo mayor escollo radica en la comercialización de hacienda y de carne vacuna. Con esa presión sobre las espaldas, el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, estuvo reunido ayer hasta última hora con los líderes del ruralismo.

Y como no hubo acuerdo, la reunión que los dirigentes del campo iban a tener hoy con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se postergó para mañana o para el lunes, a las 11. Es la segunda vez que este encuentro se suspende por las diferencias que existen entre la posición oficial y los reclamos del agro, que mantiene su amenaza de nuevas medidas de fuerza. El principal obstáculo es la exigencia del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, de fijar precios de referencia para la hacienda en pie, requisito que las entidades de la producción no quieren cumplir.

Tras una minigira por la provincia de Córdoba, a las 20.15 Urquiza llegó al elegante palacete que la Sociedad Rural Argentina (SRA) tiene en Florida 460, frente a cuya puerta transitan diariamente muchos de los turistas que llegan al país atraídos, entre otras cosas, por la fama del bife argentino. Allí, desde más temprano, estaban reunidos los dirigentes de las cuatro entidades que mantienen abierto el diálogo con el Gobierno: la Rural, Federación Agraria, Coninagro y el Frente Agropecuario Nacional (FAN).

Si bien las fuentes consultadas dijeron que “un acuerdo está cerca”, LA NACION pudo saber que la exigencia de Moreno mantiene firmes las diferencias. Por eso, Urquiza intentó convencer a las entidades de que aceptaran establecer un precio de referencia para el kilo vivo.

El campo no quiere dar el brazo a torcer porque teme que los precios de referencia se conviertan en valores máximos y terminen siendo obligatorios para todas las transacciones, como ocurre actualmente en el Mercado de Liniers.

Esa postura era defendida a rajatablas por la SRA, Federación Agraria y hasta anteayer también por Coninagro, que en las últimas horas -ante la insistencia de Agricultura- comenzó a cambiar de posición.

La propuesta de la producción, algunos de cuyos puntos tienen también el consenso de parte de la industria cárnica, incluyen las siguientes definiciones:

  • Establecer un precio de referencia de entre $ 5 y $ 5,10 para el kilo de la media res, es decir, para la carne a la salida de la fábrica.

  • Liberar completamente los precios de la hacienda, lo que implica terminar con la lista de valores máximos que rige las operaciones del Mercado de Liniers (a lo que se opone Moreno).

  • Actualizar los precios de los 12 cortes populares acordados con el Gobierno el año pasado. El ruralismo pide un aumento del 10 por ciento en esos valores, pero Comercio Interior sólo acepta hasta un 6 por ciento.

  • Asegurar -por parte de la producción y de la industria- un abastecimiento de 180.000 toneladas mensuales de carne.

  • Liberar las exportaciones de la vaca de conserva (los animales de peor calidad, que se utilizan como materia prima para la elaboración de termoprocesados).
  • En este punto, el Gobierno ya habría aceptado liberar dos de las tres subcategorías comprendidas dentro de ese tipo de animal.


    Fuente: La Nación

    Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



    ¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?