Inicio Empresas y Negocios ¿Cómo aprender management de Don Vito Corleone? (segunda parte)

¿Cómo aprender management de Don Vito Corleone? (segunda parte)

Por: Guillermo de Haro

En nuestro artículo anterior sobre las lecciones de management de El Padrino, nos habíamos quedado en la parte en que Vito Corleone transmite el liderazgo de los negocios familiares a su hijo Michael.

El nuevo Don es un hombre frío y calculador (casi autómata a veces). Nada que ver con la fuerte y cálida presencia de Don Vito, mezclando ternura (con el gato) y firmeza en sus manifestaciones.

Su carácter cambia: ya no es el chico sonriente de la boda de su hermana. Su motivación es distinta de la de su padre. No entra en la operación como aquél, ni se deja asesorar por su equipo, sólo da órdenes con un aura de dureza y frialdad constante.

Michael es un “businessman”, nada personal sólo negocios, un hombre en un puesto que no desea pero que acepta por lealtad a su padre y por el bien de la familia.

Michael también es un buen estratega. La decisión de apostar por Las Vegas y el mercado del juego es acertada, reportando grandes beneficios a un riesgo menor que otras actividades alternativas.

Aprovechando su experiencia militar adquirida durante la Segunda Guerra Mundial, gestiona de manera totalmente distinta, haciendo crecer a la familia en lo económico pero quebrándola en los demás aspectos. Como decía Kenichi Omahe en La mente del Estratega: “la estrategia de la empresa depende mucho del estado de ánimo del CEO”.

Vito había creado un entorno favorable en este aspecto, pero Michael vive en uno hostil: la presión de su mujer, Kay; los problemas con su hermano Fredo. Las cosas dan un vuelco en la familia. Dos managers diferentes, dos tipos de gestión distintas, resultados dispares.

La pregunta sobre si el manager nace o se hace es uno de los elementos más importantes de la literatura de management actual. Determinar las características que definen un buen manager permite desarrollar programas de formación efectivos y detectar mejor potenciales candidatos para un puesto de dirección.

Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional distinguió entre tres tipos de habilidades personales que determinan el éxito como manager: técnicas (como la contabilidad), cognitivas (como la habilidad analítica) y la inteligencia emocional que comprende el conocimiento de uno mismo, autocontrol, empatía, motivación y habilidad social.

Don Vito tenía claros sus objetivos vitales y enseñaba autocontrol a sus hijos (como cuando regaña a Santino: “nunca dejes que un extraño sepa lo que estás pensando”), generaba empatía (hablando con Bonasera quien “ni siquiera le llama Padrino”), tenía una motivación clara (su familia moviendo los hilos en el mundo legal) y había tejido una importante y valiosa red de contactos.

Michael, por el contrario, es un joven sin las ideas tan claras (al principio, reniega de su familia pero luego entra de lleno). Él atesora, es cierto, un gran autocontrol.

Sin embargo, su manera fría de gestionar dificulta la generación de empatía (lo que deriva en un estilo militar). Su motivación es frágil y nada vocacional (Napoleón decía que la motivación es una diferencia en fuerzas de tres a uno). Su habilidad social va creciendo con el tiempo pero inicialmente es bastante pobre y dependiente de la red tejida por su padre.

Con estos conceptos en mente, podemos comprobar que Vito, pese a su pobre formación, es un buen manager con gran inteligencia emocional.

Michael, por su parte, tiene puntos fuertes que le permiten potenciar los ingresos de la familia. Sin embargo, es más temido que respetado, rompiendo así el modelo y la armonía creados por su padre.

Podría parecer que el manager nace y no se hace. Sin embargo, en las siguientes películas de la trilogía, Michael va corrigiendo sus errores y aprendiendo a mejorar su estilo de gestión para completar la misión que aceptó de su padre.

En definitiva, en las escuelas de negocios sabemos desde hace años que el talento es importante, pero en la misma medida lo son el esfuerzo y el aprendizaje.

Como dice Jack Welch, ex CEO de GE: “Business is smell, feel and touch as much as or more than numbers”. Porque el management, como cualquier disciplina que involucra personas, tiene una parte de ciencia y otra de arte.


Fuente: Materia Biz

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?