Inicio Empresas y Negocios Consumidores abrumados por la variedad

Consumidores abrumados por la variedad

Las posibilidades casi infinitas de elección que hoy tiene un consumidor que pasea por las góndolas de un supermercado no siempre implican una buena noticia.

Los analistas del mercado aseguran que la explosión de lanzamientos prácticamente en todos los rubros trajo aparejado un nuevo fenómeno, al que definen como “malestar en el consumo”, que se origina en la sobreabundancia de opciones en materia de productos y marcas.

La idea, cada vez más aceptada, es que en la medida en que un consumidor tiene que hacer un curso acelerado para comprender las ventajas competitivas de un determinado producto, la expansión de la oferta termina produciendo una combinación de saturación y confusión entre los potenciales compradores.

Sin diferenciación
De acuerdo con un estudio elaborado por la consultora I+E, que lidera Fernando Moiguer, el 70% de la gente considera que hay más variedad de marcas y productos de lo que necesita, mientras que otro porcentaje nada despreciable (un 43%) reconoce que hay tantas alternativas que lo confunden, y uno de cada cuatro consumidores argentinos aseguró que las marcas ofrecen todo lo mismo y que son todas iguales.

Variedad positiva
El grado de saturación de los consumidores, sin embargo, no es igual en todos los rubros. El punto más alto se registra entre los usuarios de teléfonos celulares y los compradores de bebidas sin alcohol. En ambos casos, la incomodidad ante la profusión de marcas y alternativas afecta a tres cuartos de los argentinos.

En cambio, en otros sectores, la ampliación de la oferta no es valorada como algo negativo y continúa siendo vista como un hecho favorable, como sucede con los lácteos. “En el caso de los lácteos, la variedad interesa y se agradece, porque la gente comprende la categoría y recorta por la confianza que tiene en ciertas marcas.

En el caso de las bebidas sin alcohol, en cambio, si bien están claras las diferencias, las opciones que se presentan no tientan al consumidor, porque cada cual considera sólo un espectro de la propuesta y descarta al resto, con la idea de que le sobra”, dice la consultora de Moiguer.

Confusión celular
Otro concepto estudiado por la consultora I+E es el de la confusión de los consumidores ante lo que no dudan en considerar como una oferta excesiva que, en muchos casos, tiene como corolario una indiferenciación, en la que la gente no puede distinguir los supuestos atributos diferenciales de cada marca. “Cuando hablamos de confusión, la categoría que claramente lidera el síntoma es la de los aparatos celulares. Y el punto para este rubro es que justamente el universo de los celulares tal cual hoy está presentado resulta inasible para la gente que siente que no todo es lo mismo, pero que no logra descifrar cuál es el aparato que le conviene.”

Efecto limitado
Con algunas leves diferencias, el panorama se repite cuando se analizan las percepciones que tienen los clientes de los bancos, que parecen todavía arrastrar algún efecto del corralito de 2001, a pesar de que se está cerca de cumplir diez años. “La gente piensa que los bancos son todos iguales y los atributos comunicados no logran destacar uno sobre el otro”, explican en la consultora. Moiguer, además, destaca que el papel que desempeñan los descuentos impulsados por los bancos para la compra en supermercados, restaurantes y todo tipo de comercios tiene un efecto limitado.


Fuente: La Nación

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?