Inicio Empresas y Negocios Des-gestionando a tus empleados

Des-gestionando a tus empleados

Compartir

David Heinemeier Hansson es socio de 37signals, una pequeña empresa de aplicaciones web en Chicago. Co-autor del libro Rework (el cual se los recomiendo ampliamente), en este breve artículo cuenta su particular visión sobre la gestión de personas en las empresas.

A medida que crezca tu empresa, es facil creer que se necesita contratar más gerentes.

Si querés crecer y delegar de manera exitosa, no hay forma de funcionar sin ellos, no?

Respuesta equivocada. Cuando se contrata a personas que lo único que hacen es gestionar, implícitamente se está diciendo a los empleados: “No se preocupen por la coordinación o estructura de su trabajo – todos estos temas ahora pertenecen a los gerentes”. Cuando las personas no tienen que pensar en la totalidad de su entorno de trabajo, porque ahora es el trabajo del gerente, están menos involucrados, menos motivados y menos eficientes.

Peor aún, incluso el mejor de los gerentes medios, presionado para impresionar a los niveles superiores, a menudo va a “inventar” cosas para gestionar. Van a crear tareas “gestionables” cuando no son necesarias. Esto en general se traduce en más reuniones de status, más mails, más memos y en última instancia más distracciones para las personas que realmente hacen el trabajo.

En 37signals, la empresa de software web de la cual soy socio, seguimos quitando del medio el enfoque tradicional de gestión. Con un total de 20 personas, creamos un entorno que le permite a los empleados auto-gestionarse entre ellos – y funciona.

El secreto consiste en brindarle a los empleados la suficiente autonomía y libertad para que sigan su mejor juicio, sin necesidad de estar constantemente reportándose al Gran Jefe. Aquí hay dos grandes ejemplos de esta filosofía en 37signals:

A cada empleado se le da su propia tarjeta de crédito y se le dice que la use a consciencia. No hay reportes de gatos, no hay justificaciones, no hay cuestionamientos. Simplemente envian los recibos a una caja compartida en caso que ocurra una auditoria. No tuvimos ni un solo caso de abuso en los años que llevamos con este programa. Las personas van a alcanzar tus expectativas.
No contamos vacaciones ni días de enfermedad. Cuando las pesonas están trabajando en algo que les importa es improbable que intenten tomar ventaja de las libertades. De hecho, lejos de tener que ver quién se toma demasiados días, nos encontramos teniendo que recordarles a las personas que se tomen vacaciones.

También dejamos que nuestros equipos se gestionen entre si. Cada semana ,un empleado se convierte en “gerente” y establece una agenda en borrador, revisa el trabajo de los demás, escribe el informe de estado de la empresa, y en general se transforma en la persona a la cual consultar para el resto de los colegas. Rotamos estas tareas de manera semanal.

¿Saben que aprendimos? Pueden ocurrir cosas mágicas cuando los empleados saben que serán los jefes por una semana. Desaparecen las quejas sobre lo que la gerencia está obligando a hacer, porque una gerencia rotativa les brinda una perspectiva más clara de ambos lados. Los empleados van a aceptar y crecer si les das la oportunidad.

Quizás estés pensando, “Esto es muy loco – nunca va a funcionar en mi empresa”. Y quizás tengas razón. Pero creo que hay una buena probabilidad de que funcione. Si tenés dudas, podés probar experimentando con un equipo o división.

Como dueño de una empresa pequeña, siempre vas a manejar el barco y tener la decisión final – y la capacidad para hacer que eso ocurra. El tema es si necesitás de abogados en medio de vos y el resto de las personas.

Yo creo que no.


Fuente: Dos Ideas

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?