Inicio Empresas y Negocios En el verano, protege tus ojos del sol

En el verano, protege tus ojos del sol

Compartir

Con la llegada del verano, y el consecuente incremento en la exposición a la luz UV, aumentan también los riesgos para la visión. Los rayos UV pueden ocasionar “quemaduras” en la superficie del ojo, una condición conocida como fotoqueratitis. Otros tipos comunes de daño a la superficie ocular ocasionado por la exposición UV son los crecimientos amarillentos.
A largo plazo, la exposición sin protección a los rayos UV del sol puede conducir a la degeneración macular relacionada con la edad, cataratas y otras enfermedades oculares que pueden comprometer la calidad de su vista. La mayoría de los profesionales de la salud visual recomiendan que la gente proteja sus ojos de la exposición UV en todo momento.
“Cuando una persona está eligiendo su par de anteojos, debe considerar lentes que le ofrezcan protección contra los rayos UV, proveyendo un bloqueo del 100 por ciento”, dijo la Dra. Madeline Romeu, Médica Oftalmóloga y asesora profesional de Transitions Optical a nivel mundial. “Dos de los padecimientos de salud con mayor incidencia son las cataratas y la degeneración macular, que están relacionadas directamente con la exposición acumulativa a los rayos UV. Es vital que cada persona se asegure de proteger su salud visual para evitar la amenaza constante de los daños de los rayos solares”.
En el ámbito deportivo, la importancia de una buena visión es aún mayor hasta el punto de constituir una de las herramientas fundamentales para la práctica de los deportes a un nivel de máximo rendimiento. Los problemas de salud visual de un deportista conllevarán a una menor calidad de vida y dificultará el desarrollo de la actividad.
Cuando los protagonistas de las actividades al aire libre son los más pequeños de la familia, el cuidado debe ser todavía mas riguroso. Los problemas visuales no diagnosticados son una de las mayores causas de problemas de aprendizaje en los niños en edad escolar, debido a que el 80% del aprendizaje en los primeros 12 años de vida de un niño se adquiere a través de los ojos.
Los padres generalmente toman medidas para proteger la piel de sus hijos del sol, pero rara vez toman los pasos necesarios para proteger los ojos de los niños del deslumbramiento y de los perjudiciales rayos ultravioletas del sol (UV).
En el caso de los niños que utilizan anteojos recetados, los lentes fotosensibles son una excelente opción para garantizar la constante protección visual y aportan practicidad a la vida cotidiana del pequeño.

La Protección Ideal
Las lentes fotosensibles son la forma más conveniente de asegurar y brindar protección diaria y automática para los usuarios de lentes recetados, dado que bloquean el 100% de la radiación UV y reducen el deslumbramiento, lo que aumenta el confort al reducir la tensión y fatiga ocular.
Se trata de un sistema de tintes fotosensibles que hacen que los lentes se activen (oscureciéndose) ante la presencia de los rayos ultravioletas del sol. El nivel de color de los lentes se ajusta a los cambios en las condiciones de iluminación del ambiente, brindando el tono indicado en el momento oportuno, proporcionando protección automática contra los rayos dañinos tanto en sus estados claros (desactivados) como oscuros (activados).
“Estas lentes no sólo son tan buenos como los lentes claros, ¡son mejores!”, enfatiza Adriano Abreu, gerente de marketing de Transitions Optical, empresa líder del sector. “Los Lentes Transitions son tan claros como lentes comunes en ambientes interiores y son tan oscuros como los lentes de sol ante la luz brillante del sol, y son compatibles con todos los estilos de armazones y se encuentran disponibles en varios tipos de diseños de lentes, desde lentes monofocales, bifocales y multifocales a lentes progresivos”, destacó el directivo.
Para mayor información, visite www.transitions.com