Inicio Empresas y Negocios Esfuerzo argentino en Chile para superar el recelo de los inversores

Esfuerzo argentino en Chile para superar el recelo de los inversores

Linda Walker, del fondo WVG con base en Zurich, y Lourdes Casanova, de Insead, casi le arruinan ayer el almuerzo a Sergio Chodos, el secretario de Finanzas. Insistieron con que Argentina puede caer en una nueva crisis. Chodos, en excelente inglés, les contestó que con reservas cercanas a 40.000 millones de dólares esa posibilidad casi no existe. Ambas le creyeron, pero simbolizaron aquí el clima de “cierta hostilidad” hacia el país. “Tenemos mala reputación”, admitió después la secretaria de Inversiones, Beatriz Nofal.

Esta fue la primera vez que los funcionarios de Kirchner asisten al Foro de Davos. Y todos parecían en campaña para cambiar la imagen que tienen de Argentina muchos financistas y hombres de negocios.

Nofal estuvo muy activa en la mayoría de las sesiones de este encuentro en el que participaron 200 empresarios, entre ellos un centenar que preside las mayores corporaciones de América latina. Después de todo, Davos había ubicado al país en uno de los peores lugares en el ranking de inversiones de infraestructura.

Miguel Angel Broda se sumó a la campaña y sorprendió a sus interlocutores cuando explicó que el consumo había crecido 14%, tres puntos más que en China, les echó en cara. “Todos los países tuvieron crisis, aquí nadie puede hacerse el distraído”, deslizó Nofal al tratar de convencer de que en la Argentina cambió el paradigma. Broda le recordó, sin embargo, que con el default “dejamos muchos heridos”.

Para Mario Blejer hay dos niveles de lectura. “Existe una percepción negativa, aunque cuando se habla de a uno, se descubre que les va muy bien”, dijo después de entusiasmar a un selecto auditorio con que este ciclo positivo de la economía mundial llegó para quedarse por un largo tiempo.

En esa línea Clarisa Estol, del Hipotecario, habló de la necesidad de mantener la estabilidad de la economía y de respetar las reglas. Ricardo Villela Marino, que con apenas 33 años lleva las riendas en Brasil del grupo Itaú, anunció un fuerte crecimiento en Argentina y la decisión de expandir más el negocio en banca minorista. Horst Paulmann, el dueño de Jumbo, en obvia referencia a su experiencia en el país aconsejó a sus pares: “Empleo en la Argentina a 27.000 personas y me va bien porque tengo ganas, coraje y hambre por ir por más”. Carlos Tramutola, de la consultora Strat, le restó importancia a las insistentes observaciones por contratos que no se cumplen. “No es un tema de la Argentina. Más bien es una apreciación sobre toda América latina, a la que se le reconocen altas tasas de crecimiento pero hay dudas sobre si se pueden sostener en el tiempo”, dijo a Clarín.

Sin duda el broche lo dio Martín Redrado. El presidente del Banco Central era el más esperado. Redrado llegó con el tiempo justo para hacer público el compromiso de pelear contra la volatilidad de las economías. Y se llevó los aplausos de la tarde cuando dijo que la solvencia fiscal, “no es de la izquierda ni de la derecha”, sino que permite hacer frente a situaciones adversas.

Minutos antes, Redrado le había contado a la vice del Banco Mundial, Pamela Cox, la próxima salida de Argentina a los mercados con un bono de 700 millones en pesos junto al BID. Enterados, los operadores pedían más detalles a los argentinos. En un escenario mundial de bajas tasas de interés, esos bonos interesan, pese a la desconfianza. Y la campaña de los funcionarios por mejorar la imagen, habrá ganado al menos un round.


Fuente: Clarín

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?