Inicio Empresas y Negocios Más de un millón de niños se beneficiarán del acuerdo entre Fundación...

Más de un millón de niños se beneficiarán del acuerdo entre Fundación Telefónica y la OEI para mejorar la educación en la próxima década

Compartir

Fundación Telefónica apoyará a la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) en la mejora de la educación de más de un millón de niños en la próxima década. Para ello, y a través de un acuerdo firmado en el marco de la XX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, Fundación Telefónica destinará 500 millones de euros a lo largo de los próximos diez años y un aporte anual de 250.000 € a la OEI para la ejecución de proyectos conjuntos.

El acuerdo se ha firmado en Mar del Plata por el presidente de Telefónica de Argentina, Luis Blasco Bosqued –en representación de Cesar Allierta presidente a nivel mundial-; el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Álvaro Marchesi; y el secretario general de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Enrique V. Iglesias.

Las “Metas educativas 2021: la educación que queremos para la generación de los bicentenarios”, tienen como objetivo la mejora de la calidad de la educación en Iberoamérica con proyectos concretos referidos a ampliar la participación de la sociedad en la educación, lograr la igualdad educativa sin discriminaciones, ofrecer programas educativos que aseguren un mayor desarrollo personal, favorecer la conexión entre la educación y el empleo a través de la formación técnico-profesional, ampliar el espacio iberoamericano del conocimiento y apoyar la investigación científica en el marco iberoamericano.

Como precedente de esta colaboración, hasta la fecha Fundación Telefónica ha realizado una aportación total a la OEI de 600.000 € con propuestas concretas en el marco de EducaRed, el programa educativo de implantación de las TIC en el aula que Fundación Telefónica desarrolla desde hace diez años.

Fundación Telefónica con las Metas educativas 2021
Fundación Telefónica también viene participando en estas Metas educativas 2021 a través de EducaRed y Proniño. Este programa contribuye a la erradicación del trabajo infantil mediante una escolarización de calidad, y que en la actualidad beneficia a más de 190.000 niños, con atención integral en 4.000 escuelas. Además, 345 aulas de Fundación Telefónica están dotadas de equipos y conectividad y en ellas los niños reciben formación en TIC de forma presencial y on line.

Con la Red de Centros EducaRed (España), Fundación Telefónica suministra formación y asesoramiento a escuelas y colegios con el fin de formar a docentes de referencia sobre experiencias tecnológico-pedagógicas compartidas. Esta labor se está desarrollando ya en escuelas de Colombia, Argentina y Brasil. Para ello, la Fundación ha creado 317 aulas dotadas de equipos y conectividad a las que ya han acudido 160.000 niños para recibir formación en TIC al igual que sus docentes.

El Certamen Internacional EducaRed quiere facilitar al profesorado nuevas herramientas, conocimientos y métodos para adaptarse a las TIC y a las nuevas generaciones de estudiantes. Wikillerato es una comunidad virtual, dirigida a profesores y alumnos de bachillerato, para las asignaturas de Matemáticas, Física y Filosofía, que actualmente está respondiendo a las necesidades de los usuarios de todos los países.

Por otro lado, el programa educativo internacional “Integra” de Fundación Telefónica y el espacio “Virtual Educa” facilita la integración del alumnado inmigrante en los países de acogida a través de la creación de una red en Internet.

El proyecto Retadis en España ha logrado construir una red territorial de ordenadores adaptados a personas con algún tipo de discapacidad en 26 asociaciones españolas que trabajan por la integración y la mejora de la calidad de vida de este colectivo, así como el proyecto Siscodis, que ha desarrollado un comunicador global que pretende que las personas con cualquier tipo de discapacidad puedan comunicarse con otro usuario.

También la educación permanente incluye los periodos de hospitalización de los niños. Fundación Telefónica ha instalado 42 aulas hospitalarias en diferentes países de Iberoamérica y en las que varios educadores tienen a su cargo al colectivo de niños hospitalizados de larga duración. Además, ha creado un portal de Internet, Entre padres, dedicado a los padres de niños y adolescentes y que ofrece contenidos de educación y solidaridad vinculados con las TIC.

Un seguimiento permanente después de la escuela y apoyo profesional a los docentes
La Fundación no sólo colabora con el Foro de Generaciones Interactivas en la evaluación permanente de los centros escolares, sino que facilita la continuidad en los estudios de los jóvenes egresados, mejorando su incorporación al mundo laboral. Para ello, la Fundación está desarrollando proyectos destinados a orientar profesionalmente al alumnado y al profesorado de los centros escolares con el fin de que las materias que se imparten se ajusten a la realidad laboral y social de cada país.

ANEXO

Alcanzar un sueño a través de la educación: hablan los jóvenes iberoamericanos egresados
En reciente encuentro en Bogotá de jóvenes egresados gracias a Fundación Telefónica, Carolina Ochoa, de Sonsonante (El Salvador), de dieciocho años de edad, aunque en principio no iba a seguir estudiando, cambió de opinión: “Pienso estudiar licenciatura en enfermería gracias al programa Fundación Telefónica, que está haciendo realidad mis sueños para poder salir adelante: luego trabajar y seguir estudiando otra carrera y luego creo que hacer una familia y superarme para ayudar a mis hermanos a que salgan adelante para ayudar a mis papás: eso es mi sueño”.

Keyla Masis, de Managua (Nicaragua), tiene diecisiete años y está estudiando primer año de periodismo, pero antes “trabajaba vendiendo confite en mi casa y me dieron esa oportunidad de esa beca que me brindó Proniño”. Sus planes son claros: “Dedicarme a lo que estoy estudiando: me miro en una televisora de mi país o de afuera trabajando, toda una periodista. Al culminar mi carrera y ponerla en práctica me encantaría ayudar a la persona que me inspiró a salir adelante y a terminar mis estudios, que es a la persona que le agradezco el traerme a la vida”.

Génesis Contreras, de Caracas (Venezuela), estudia contaduría pública: “recibí ayuda de Proniño a través de que en la escuela secundaria aparte de mis clases hacían cursos de numérica verbal y Proniño nos daba las guías, folletos a través de la uni”. En un futuro inmediato, Génesis se ve “graduada como contadora pública, trabajando en una empresa con un buen beneficio monetario para tener mi casa, carro, viajando por el mundo, casada y con hijos, tener una firma de contadores…”.

Cristina Daniels de Colón (Panamá) tienen ahora veinte años y recuerda que cuando estuvo en la escuela primaria “era buena estudiante, me gustaba dar clases artísticas y matemáticas, mis calificaciones eran buenas y me permitieron ser cuadro de honor”; actualmente está recibiendo ayuda para sus estudios a través de una beca: “Estuve en el programa de Telefónica gracias a que pertenecía a Casa Esperanza, donde fui contactada como niña trabajadora”. Cristina se ve en unos años “como contadora o como diseñadora, un buen trabajo. Luego ahorrar, comprar mi casa y seguir trabajando para cuando tenga mis hijos: que ellos no pasen lo que yo pasé cuando niña.”

David Carias, de Sonsonate (El Salvador), rememora cómo “cuando estudié bachillerato mi vida era dura, pues trabajaba en el campo, pero ese año fui becado por la Fundación Telefónica y terminé mi bachillerato con nota global de 10 y 9 en la PAES”; en cinco años, David espera ser ingeniero electricista “con un salario muy bueno, estudiando en inglés, trabajando con mis empleados y mi empresa. Me veo como propietario de un carro, casado con una mujer y quizá con un hijo y con una buena casa”.

El chileno Carlos Oyane, de veinte años, trabajaba de empaquetador en un supermercado de San Antonio, recibió apoyo de Fundación Telefónica a través de Proniño para estudiar una carrera y actualmente se encuentra “postulado a las Fuerzas Armadas de mi país”, en concreto a la Marina de Chile. Después quiere “ser bien remunerado y con algunos de mis sueños ya cumplidos todos, como darle estudios a mis hermanos, un auto, etc.”

La tenacidad de Aquilino Jiménez, un joven panameño de veintitrés años afincado en Boguete, le hace exclamar: “Antes muerto que abandonar mi sueño”. Aquilino pudo terminar sus estudios secundarios con la ayuda de Casa Esperanza y Proniño: “estaba estudiando y trabajando pero dejé la Universidad porque es muy difícil y en la universidad más cercana no tenía la carrera y la que me gusta es muy costosa y cara”. Gracias al apoyo de Fundación Telefónica, Aquilino quiere terminar sus estudios universitarios “para luego ayudar a mi familia y, después, irme a mi pueblo donde nací a vivir y ayudar a los niños a otros niños y jóvenes para que puedan terminar sus estudios completos”. En su país es muy costoso estudiar una carrera: “Yo quiero estudiar medicina, pero Dios primero lo lograré, así trabajar de médico y maestro de inglés en mi pueblo”.

David Sagñai, de veintiún años, está en estos momentos estudiando en la Escuela de Finanzas de la Universidad Central del Ecuador y realizando una pasantía en el área financiera de Telefónica Ecuador: “Allí recibo la ayuda económica y, sobre todo, la ayuda moral de Fundación Telefónica; además, pertenezco al grupo de jóvenes universitarios de Fundación Telefónica”. En un tiempo quiere trabajar en una empresa “reconocida” y seguir “paso a paso hasta lograr mi objetivo: ser un gerente financiero, ayudar a mi familia, especialmente a mis hermanos porque son menores. Y ayudar a que cumplan sus sueños como yo los cumplí, especialmente de los que vienen detrás de mí en el proceso de Fundación Telefónica, ayudar a los demás sin esperar nada a cambio y compartir lo que tengo con los que lo necesitan”.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?