Inicio Salud y Belleza Nuevas tendencias en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad

Nuevas tendencias en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad

En nuestro país, más de la mitad de la población (53,4%) padece exceso de peso y, dentro de este número, el 18% es obeso, es decir, que presenta un índice de masa corporal (IMC) en más de 30, cuando lo recomendado para un estado nutricional bueno, es que el valor de la masa corporal se encuentre dentro del rango especificado como saludable, en valores que van desde 19 hasta 25.

A su vez, la obesidad que causa un sinnúmero de perjuicios entre ellos enfermedades concomitantes como enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, también impacta sobre el índice de mortalidad, sobre la esperanza de vida de la población. La tendencia es que por primera vez en la historia de la humanidad la expectativa de vida será menor en la próxima generación. Es decir, el hecho de que cada vez se viva más puede cambiar en 20 años. Debido a la epidemia de la obesidad.

Según el reporte de la ONU de 2012, hay 1.300 millones de obesos. Antes esta Organización hacía foco sobre la desnutrición; ahora también encara la malnutrición, que lleva a 3 millones de muertes anuales.

En el marco de la Jornada de Actualización sobre “Nuevas tendencias en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad”, llevada a cabo el pasado 12 de septiembre en Buenos Aires, Produmedix Internacional presentó en el mercado argentino su línea de Nutracéuticos, soluciones integrales para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso.

Durante el evento, disertaron los Dres. Edgardo Ridner, Mónica Katz y Raúl Morin Zaragoza, especialista mexicano en nutrición, quienes expusieron acerca del panorama actual de la patología y de los tratamientos disponibles.

¿Por qué se produce esta epidemia?
Según el Dr. Edgardo Ridner, médico especialista en Nutrición, presidente Sociedad Argentina de Nutrición 2011-2012, “es un problema con múltiples causas. Hay factores genéticos, culturales, ambientales. Y no se lo puede limitar sólo al aspecto comida”.

“Se la conoce como enfermedad crónica no transmisible (ECNT) porque no hay un agente como un microorganismo. Aunque yo preferiría llamarla enfermedad prevenible ¿Es no transmisible? Yo creo que hay muchos modos sutiles de transmisión, a través de conductas, las costumbres, de ver qué hace el de al lado en la mesa, mientras charlamos y comemos” agrega el profesional.

“Entre las causas de estas enfermedades sociales hay también otras tendencias de la vida humana a largo plazo: la progresiva urbanización, el hecho de que se coma mucho fuera de casa, la disponibilidad de más dinero y el gusto por las soluciones inmediatas. Pequeños detalles de la modernidad: el auto que te lleva, el ascensor que te sube, el lavarropas que lava, todas cosas que evitan el esfuerzo físico” finaliza el Dr. Ridner.

¿Cómo abordarla?
A la hora de las soluciones muchas veces se buscan las soluciones mágicas, prohibir, regular. “Los tratamientos basados en dietas extremas, muy restrictivas, no son efectivos. Funcionan mientras duran, pero luego se vuelve al peso original o se genera rebote de peso aun mayor al inicial” indica la Dra. Mónica Katz, médica especialista en nutrición, Directora de la Carrera de Medico Especialista En Nutrición con orientación en Obesidad en la Universidad de Favaloro. Y puntualizó que la solución estaría en mejorar el proceso de toma de decisiones del paciente a la hora de comer, que los especialistas puedan “acompañar al paciente, sin un enfoque punitivo, sin prohibirle, sino llevarlo a que elija lo saludable”. Mientras simultáneamente se aborda el estrés.

Dado el hecho de que no se puede bajar de peso por decreto, los especialistas sostuvieron que es preciso un abordaje integral y multicomponente para enfrentar esta epidemia:

• Realizar actividad física
• Adoptar una Alimentación balanceada, placentera, en porciones saludables y sostenible en el largo plazo
• Incorporar nutracéuticos.

Los nutracéuticos son componentes naturales presentes en los alimentos con beneficios saludables ya que pueden colaborar o ayudar tanto en la prevención como en el tratamiento de enfermedades.

“Los nutracéuticos son sustancias de origen natural con producción estandarizada. En la actualidad hay una buena variedad en la Argentina y cuentan con el aval de los ensayos clínicos” indica el Dr. Ridner.

“Respecto de los nutracéuticos puede creerse que son una solución mágica si quedan en manos inexpertas, pero en buenas manos profesionales son herramientas eficaces y probadamente exitosas” agrega el Dr. Raúl Morin Zaragoza, especialista mexicano en nutrición, Presidente Fundador de la Academia Mexicana para el estudio de la obesidad, un país que tiene el 70% de su población obesa, el país con mayor registro de obesos.

“La obesidad rebasa lo estrictamente biológico, es social. Se ha dejado de hacer actividad física y la evolución hace que se privilegie el trabajo con menos esfuerzo. Hace tiempo que ya no se come por hambre, sino por apetito que es otra cosa. Abordar esta problemática de una manera holística será la clave para poder tener mejores resultados” concluye el Dr. Morin.

Los nutracéuticos permiten lograr una sinergía en el tratamiento de la obesidad. Y en concordancia con un plan alimentario y actividad física, ayudan en el descenso de peso corporal y de esta manera pueden colaborar en la mejoría del síndrome metabólico. Favorecen la adherencia al tratamiento, tienen una simple administración, rápida acción, son 100% naturales, bioactivos, seguros y no poseen interacción medicamentosa.

Por ejemplo, el amorphophallus Konjac, una planta de origen asiático, es una fibra que entre sus propiedades puede ser utilizada como agente que ayuda en la perdida de peso al aumentar la saciedad debido a su acción higroscópica, es decir que aumenta su volumen al ingerirse con agua y proporciona la sensación de estar lleno. Utilizada en dosis recomendadas, colabora en la reducción del apetito, disminuye la absorción de sales biliares con disminución de colesterol y reduce la absorción de glucosa.

El dinicotinato de Cromo contribuye con el descenso de peso. El cromo es un nutriente esencial componente del “factor de tolerancia a la glucosa” (GTF). La ingesta de cromo asegura que una cantidad adecuada de GTF sea incorporado por el organismo para ayudar a mantener niveles adecuados de azúcar en la sangre, controlar la presión sanguínea, y ayudar en la pérdida de peso. El dinicotinato de Cromo complementa la ingesta diaria del cromo y ayuda a regular el metabolismo de carbohidratos incrementando la sensibilidad a la insulina, de las proteínas y de los lípidos (quemando grasas) Aumenta ademas la masa muscular y disminuye el apetito y ayuda en la pérdida de peso.

La Garcinia Cambogia es una planta procedente de la India especialmente valorada por los científicos por ser muy rica en acido hidroxicítrico un elemento que presenta interesantes propiedades terapéuticas. En las dosis recomendadas reduce la formación de tejido graso y ayuda a controlar el apetito a través de una acción periférica ya que no atraviesa la barrera hematoencefálica, bloquea la encima ATP, citratoliasa y estimula el proceso de termogénesis, aumentando el gasto energético e incrementando la producción de glucógeno.

Por último, la proteína de soja, tiene una composición diferente a la de las proteínas de origen animal. Posee efecto saludable sobre los vasos sanguíneos, los huesos. De igual manera, la proteína de la soja también contiene isoflavonas, las cuales, pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?