Inicio Empresas y Negocios Para usted, ¿Qué es el lujo?

Para usted, ¿Qué es el lujo?

Compartir

El lujo es “lo mejor que el dinero puede comprar” o como lo define Wikipedia “son aquellos bienes, arreglos, manufacturas, obras de arte u objetos que excede lo necesario. Es aquello que para ser adquirido sobrepasa los medios necesarios”. Bueno, esa definición está cambiando, pues para muchas personas el lujo tiene que ver con productos y servicios de marcas, lo suficientemente costosos para que cualquiera que tenga el dinero pueda adquirirlo.

Me explico, las marcas más emblemáticas relacionadas con el lujo como eran Louis Vouitton y Thierry Hermès eran artesanos cuyos productos únicos y escasos eran adquiridos por la clase más alta de Francia.

Es decir sus productos no eran accesibles para todo el mundo, incluso si esta persona se ganaba la lotería.

Eso me recuerda a Fabergè, cuyas creaciones eran adquiridas por reyes, zares, emperadores y gente muy poderosa.

Hoy cualquiera puede comprar, a precios que sobrepasan con creces la media, productos o servicios de todas las marcas con una particularidad, muchos son “Made in China”

Otros dejaron de ser producciones artesanales para convertirse en productos industrializados -de buena calidad, eso no hay duda- pero masivos y al alcance de todo el mundo.

Y, ¿Qué hay con eso?, se estará preguntando usted. Bueno, que el lujo hoy en día es una cuestión de marketing y publicidad que nos vende la ilusión de que si nosotros adquirimos tal o cual producto, automáticamente pasamos a pertenecer a una clase privilegiada.

Nada más lejos de la realidad. Hoy las marcas emblemáticas pertenecen a gigantescas corporaciones que nada tienen que ver con los artesanos originales.

Para muchos el lujo es adquirir cosas costosas, de mal gusto y llena de logos por todas partes.

Para otros es poder acceder a productos o servicios escasos porque no se producen de manera industrial o porque no hay suficiente para satisfacer la demanda y de allí la razón del precio.

Si usted es consciente de esto sabrá entonces que cuando le quieran cobrar mil dólares por una billetera Louis Vouitton o unos anteojos marca Armani, sabe que le están viendo cara de tonto, pues la gente de muy alta posición social y que puede darse esos lujos, no anda promocionando artículos de manera gratuita y que se fabrican en China.

Eso lo hacen las estrellas de cine y le pagan por eso.

Las cosas han cambiado mucho y si realmente a usted le gustan las cosas buenas, no necesariamente tienen que venir envueltas en papel de seda, llena de logos estridentes por todos lados y costando un ojo de la cara.

Para mucha gente el lujo hoy en día es poder disponer de su tiempo como me mejor le parezca, vivir en lugares donde el ruido la contaminación y la inarmonía con la naturaleza no existen.

Poder alimentarse con productos de calidad y que los objetos que adquiera tanta para si mismo como para su hogar, hayan sido elaborados con mística y con pasión por ofrecer cosas que realmente no se pueden adquirir tan fácilmente, como por ejemplo y ahí va mi definición del lujo:

Poder adquirir, en cualquier lugar del mundo, fuera de las costas de Chuao, el mejor chocolate del planeta, imposible.

Pasar una tarde sentado en un café frente al Rosedal de Buenos Aires, charlando y tomando café sin tráfico, sin apuros, sin ruidos y sin prisa, todo un lujo.

Tener todo un resort para mi solo en Playa del Carmen porque medio planeta le sacó el cuerpo a México por causa de la gripe porcina,.

Ver una atardecer y noche en el Morro de Lecherías en Venezuela, un lunes, charlando con amigos y tomando cervezas.

Caminar por Copacabana, la playa, justamente cuando está a punto de amanecer, desierta y sin peligro de asaltos o violencia.

Estar en Nueva York entre Riverside y Central Park, después del atentado a las torres gemelas, en un hotel de “lujo” totalmente desierto.

Sin contar que para muchas personas en el mundo el lujo es poder tener agua potable, comer tres veces al día, poder expresar su pensamiento y su manera de ser sin ser victima de persecución o violencia, poder salir a la calle sin peligro de ser asesinado. Vivir en paz.

Y más, muchas cosas más, que no tienen que ver con unos anteojos, un reloj, una cartera o un vestido de marca.

Imagino que usted tendrá sus propios lujos y que nadie más, por todo el dinero que tenga, podrá comprar.


Fuente: Crisis, Negocios y Dinero

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?