Inicio Bon Vivir Turismo Un campo de nostalgias

Un campo de nostalgias

Compartir

En la biblioteca del casco de la estancia Dos Talas que perteneció en parte a Bernardino Rivadavia, con más de 3500 volúmenes, pueden encontrarse, entre otras reliquias, los cuadernos manuscritos de principios de siglo pasado donde estaba el planeamiento día a día del menú a la carta en francés que se servía en la casa. Generalmente, de primer plato se servía el puchero a la argentina , con carne de hueso de caracú, entre otras, y verduras de estación.

Hoy, Luis y Sara Angelinetti de Elizalde, quinta generación a cargo de esta histórica estancia del partido de Dolores que adquirió en 1852 Pedro Luro, sirven el mismo puchero pero ya no como entrada, sino como plato principal, entre otras delicias típicas de la familia, como los lomitos a la Villeroy o el tocino del cielo de Gogo, hermana de la abuela de Sara. La mayoría de las recetas tiene más de cien años.

Pero para llegar a la biblioteca el viajero habrá tenido que recorrer los 208 km por la Autovía 2 que separan la estancia de Buenos Aires, superar un camino de tierra y atravesar la tranquera de Dos Talas. Sólo entonces aparecerá la avenida de eucaliptos plantados por Pedro Luro traídos por Sarmiento desde Australia, y más tarde la otra larga avenida de casuarinas, parte del diseño del parque de Carlos Thays en 1908. Hechizado por la majestuosidad de estos árboles centenarios, el futuro huésped desembocará en la avenida de olmos que muere en la escalera de mármol de la casa principal, construida en 1893 por Agustina Luro de Sansinena al heredar estas tierras.

Tan majestuoso es el jardín, que este año salió en la BBC de Londres reflejado en un documental. “Se llamó 80 Jardines alrededor del mundo , para el cual fuimos seleccionados como el único lugar de la Argentina”, cuenta orgullosa Sara.

Tan majestuosa, también, es la casa que aún funciona la caldera de la calefacción. Esta conserva las terrazas invadidas por flores, la mencionada biblioteca y, en el primer piso, los cuatro cuartos con vista al parque de 30 hectáreas que incluye una capilla construida en 1918 en homenaje a la nieta de Pedro Luro, el lago con isla y palmeras, y la laguna natural con sus pajonales, refugio de infinidad de aves.

Otro edificio en forma de L cercado por rejas para protegerse del malón asoma en el jardín: es la casa que fue de Pedro Luro y que conserva su escritorio, sus libros de hacienda y la cama de madera.

Atravesando el bosque de cañas de bambú y los cuarenta cipreses plantados por Agustina Luro en honor a su hija fallecida a esa edad, se descubre la pichonier, un edificio único casi en ruinas que aún mantiene su identidad. Allí se criaban palomas para preparar exquisitos platos del menú francés que se servía en la casa: iban a parar a la cazuela “cuatro días antes de empezar a volar”, aclara Sara, la cocinera, que hoy no cocina estas aves, pero leyó los recetarios.

En las cabalgatas guiadas en alguno de los 8 caballos de paseo por las más de 1000 hectáreas de la propiedad es posible disfrutar de una paz única con observación de avifauna; locales y extranjeros se fascinan al otear el horizonte de pampa húmeda, bosques y lagunas.

Elena Sansinena de Elizalde, nieta del pionero Luro, fue fundadora y presidenta durante dieciséis años de la Asociación Amigos del Arte y promovió la vida cultural de las décadas del 20 y 30 en Buenos Aires. Este año el Malba realizará una exposición sobre dicha institución. Ella fue una de las razones por las que Ricardo Güiraldes se sentó a escribir el capítulo Los Cangrejales de Don Segundo Sombra en Dos Talas, y a ella dedicó Manuel Mujica Lainez una nota en 1983 en este matutino titulado Un centenario olvidado , en conmemoración al centenario de su muerte.

Datos utiles

Día de campo
Con almuerzo, té y cabalgata o paseo en carruaje: $ 195 por persona.

Alojamiento
Por día, dos personas con alojamiento en el casco principal con pensión completa: $ 840. Existe la posibilidad de dormir en una casa a 200 metros del casco, elegida especialmente por los mieleros.

No se reciben pasajeros sin reserva previa.

Informes:
02245-443020 o 02241699472
www.dostalas.com.ar


Fuente: La Nación

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?