Inicio Empresas y Negocios Una de cada cuatro estaciones de servicio de Buenos Aires está inactiva...

Una de cada cuatro estaciones de servicio de Buenos Aires está inactiva o cerca de desaparecer

De las 512 estaciones de servicios con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 140 están inactivas o atraviesan dificultades económicas y operativas que podrían desembocar en el cierre de surtidores y la utilización de los predios para otras alternativas de inversión. La falta de rentabilidad que evidencia el segmento de los combustibles, sumado a problemáticas como el desabastecimiento de naftas y la influencia del negocio inmobiliario, pone en jaque a un sector que enfrenta una notoria caída en los niveles de demanda.

Según un relevamiento efectuado por la Agencia de Protección Ambiental porteña, al que iProfesional.com accedió en forma exclusiva, dentro de los establecimientos inactivos se destacan las estaciones blancas (con 25 plazas), y puestos de ventas de empresas como Shell (35), Sol (12), YPF (11), Esso (9), Rhasa (9) y Petrobras (3).

En tanto, Almagro y Flores, en la zona centro de la Ciudad, y Villa Urquiza, Belgrano y Colegiales, en el norte de Capital Federal, concentran la mayor cantidad de predios abandonados por los empresarios del combustible que decidieron salirse del negocio.

“En Buenos Aires se está dando una asimetría de precios muy fuerte. Con valores completamente reprimidos si se lo compara con el resto del país. Si los precios no se acercan en algún momento, la situación se pondrá más oscura para los empresarios del sector”, aseguró a iProfesional.com Rosario Sica, presidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra).

Sica sostuvo que la escasa rentabilidad que exhiben las naftas “producto de los bajos precios” habría desembocado en el cierre de casi 150 estaciones de servicio en la Ciudad de Buenos Aires entre 2006 y 2008.

“También está la cuestión de la renovación de los contratos. Muchas petroleras están optando por no acordar nuevos contratos de provisión, y con eso obligan a las estaciones de servicio menos rentables a volverse blancas. De ahí al cementerio hay un solo paso. La blanca queda fuera de competencia porque comprar combustible por fuera la obliga a subir sus costos finales”, dijo.

El incremento de las estaciones fuera de operaciones es seguido de cerca por la dependencia porteña a raíz de los potenciales riesgos de contaminación que generan los tanques de combustibles abandonados si no son erradicados.

“Los hidrocarburos residuales que quedan en los tanques generan gases que pueden producir explosiones. Además, podrían filtrarse en tanques en mal estado y contaminar la tierra. Ya llevamos cerca de 15 estaciones de servicios inertizadas, esto es, a las que se les ha retirado el combustible restante y cuyos tanques fueron llenados con agua para evitar la generación de gases”, explicó a iProfesional.com un vocero de la Agencia de Protección Ambiental.

La dependencia porteña facilitó a este medio un mapa en el que pueden visualizarse las particularidades de las plazas inactivas. En color verde, naranja y rojo aparecen las estaciones no operativas o a punto de cerrar y el tratamiento que han recibido sus tanques.

Ya en color amarillo y azul se pueden apreciar los predios que fueron cerrados completamente como espacios para la instalación de estaciones de servicio. Una auténtica fotografía del duro momento que atraviesa el segmento:

Dificultad
Desde la Agencia de Protección Ambiental señalaron a este medio que de las 140 estaciones de servicio inactivadas, “11 han sido allanadas, 8 cuentan con intimidaciones cumplidas, y 2 fueron clausuradas”.

“El organismo entiende las complicaciones del sector, pero debe priorizar la seguridad. Cuando se dá la inertización de los tanques, se otorga un plazo de 2 años para reactivar la estación. Pasado ese tiempo, son cegados con arena para una posterior extracción. La situación nos ha obligado a mandar intimación a las 140 plazas de venta que tienen problema de funcionamiento”, explicó un vocero.

El derrumbe en la venta de naftas habría incentivado en estos últimos meses la proliferación de estaciones de servicio en peligro. Sica, de Fecra, eleva a la falta de rentabilidad como el argumento que mejor explica la clausura de surtidores.

“Con los 15 centavos de rentabilidad que obtiene el estacionero por litro no se puede soportar el pago del IVA, los ingresos brutos, el sueldo del personal, y de ahí deducir la ganancia personal”, indicó.

Al momento de mencionar otro causal del mal momento que denuncian los expendedores de combustibles, la representante volvió a la carga con la renovación de contratos. “Las petroleras tratan de no abastecer a las estaciones que venden menos, así bajan los gastos de flete. Así, las que quedan sin contrato terminan volviéndose blancas y quedando fuera de toda posibilidad de competencia”, dijo.

Según Sica, la falta de contrato obliga al estacionero a comprarle combustible a un distribuidor “pagando mucho más que lo habitual por litro”. “Ahí el costo se encarece más, y por eso es que la estación blanca se ve obligada a vender a $2,10 lo que en una plaza de bandera cuesta $2. De lo contrario, no puede sostener su estructura”, precisó.

Caída
Con relación a la baja en la demanda de combustibles, arista casi fundamental del cierre de muchas de las estaciones de servicio porteñas, la Secretaría de Energía reveló esta semana que las ventas de combustibles cayeron, durante el mes de enero, 0.17% respecto de igual mes pero de 2008.

El organismo sostiene que el consumo de nafta súper se incrementó 9.5% y el de común 3.2%, mientras que el combustible Premium sufrió una retracción del orden del 29.9%.

Divulgado por el portal especializado Surtidores.com.ar, el informe sostiene además que el despacho de gasoil disminuyó en enero 6.9%. ¿Por qué es relevante este último dato? Sencillo: es la primera vez en 7 años que el gasoil evidencia una merma en términos de consumo.

La Secretaría de Energía precisó también que YPF lidera las estadísticas de ventas, con una participación de mercado del 55%, seguida por Petrobras, Esso y Shell. Más atrás se ubican Dapsa, Sol Petróleo y Refinor.

Más allá de la caída reconocida por la dependencia, vale destacar que los sondeos efectuados por las compañías del sector distan de los números oficiales.

Así, según Esso el expendio de la nafta premium, la más cara del mercado, cayó un 25% en enero, mientras que el gasoil habría disminuido un 10 por ciento. Sin embargo, Tomás Hess, director de Asuntos Públicos de la empresa, estimó que a nivel global las naftas cayeron 3 por ciento.

En simultáneo, otros representantes del sector aceptan que ha habido una baja, pero la mayoría desestima que el porcentaje de descenso exceda al 20 por ciento.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?